viernes, 21 de septiembre de 2012

Travesía Piedra de Sant Martín

El fin de semana del 8-9 de Septiembre, después de mucho tiempo, conseguimos ponernos de acuerdo para poder ir a hacer esta mítica travesía, que en mis principios, vi un vídeo-reportaje que me marco un objetivo futuro.
Salimos el viernes de Barcelona Sasha, Jordi Mayos, Julio y yo. Después de unas 5 horas de coche y parando por Jaca (donde habíamos quedado con el novio de Sasha) llegamos a la villa de Sta Engrace donde se encuentra en unos km la salida de la travesía, el túnel EDF que da acceso a la Sala la Verna.

En una pequeña explanada improvisamos un vivac.

A la mañana siguiente, después de desayunar y preparar las cosas, gracias a Adolfo pudimos hacer la combinación de coches después de dos viajes.




Desde las pistas de esquí salimos a las 11.35 y llegamos a la boca de entrada a las 12.05 , tardamos escasos 30 minutos. La boca se encuentra fácilmente gracias a un cartel de "Peligro Simas" y justo delante de la boca un panel informativo.


Nos vestimos y comimos algo, a las 12.40 me metía yo primero dentro de lo que iban a ser muchas horas de oscuridad, frío y actividad sin parar (unas 20 horas es la media).

La primera pare de la travesía es una secuencia de diferentes rápeles instalados para bajar en doble cuerda para alcanzar la cota de -380m. Un primer resalte de 16 metros, decidimos descenderlo por las famosas pértigas, ya que se encontraba en perfecto estado y la bajada era fácil.

Después de un pequeño pasillo, estaba el pozo de 45, fraccionado varias veces en donde el primer fraccionamiento lo bajamos por las pértigas y después un único rápel nos lleva hasta una pequeña ventana.
Aquí el Jordi pasa delante ya que lleva la otra cuerda larga y instala una primera tirada del P50 hasta una pequeña repisa hecha con hierros de las antiguas pértigas y cuando llego yo instalo mi otra cuerda para llegar al suelo. En este tramo ultimo por culpa de las escaleras se nos liaron un poco las cuerdas, pero sin mayor problema.

Venían varios resaltes de hasta 30m hasta llegar al gran pozo de 100metros, con tiradas máximas de 25m. Con 4 fraccionamientos llegue abajo y lo primero que fui a mirar es como era el famoso paso del respiradero, solo de verlo me entró frío.

Una vez los 4 abajo, discutimos de si ponernos o no el neopreno, al final solo Julio decidió ponérselo (maricón), pero acordamos de meterle caña para no coger frío una vez pasado.
El respiradero es un paso bajo donde creo que no llega a sifonar nunca, pero que te toca mojarte si o si para poder pasarlo. Una vez en el otro lado, un centenar de metros de meandro y después de un P6 instalado en fijo, nos deja en la conexión con la galería que viene del SC3 y la galería Cosyns.
A partir de aquí, toca ya andar y andar con alguna zona de lagos vadeables hasta la confluencia con el río Max Couderc, nos encontramos en la sala Pierrette.
A partir de aquí si que ya es andar y andar. Pasamos dos salas que nos indican las dimensiones de lo que va a ser de aquí en adelante la cueva y el Gran Cañón. Un espectacular desfiladero en las profundidades de la tierra, donde las zonas de agua van variando hasta llegar a la barriga en algún momento..

En un momento nos apartamos del curso activo para meternos en galerías fósiles, SHUNT de la HIDALGA donde fue la primera vez que nos despistamos y pensábamos que nos habíamos salido de la ruta, pero después de mirar la topo y leer la descripción decidimos dar la vuelta unos metros hasta localizar una galería que nos habíamos saltado con una gran flecha negra.... La edad....

Nos encontramos con una zona de lagos algo profundos y la Sala Príncipe de Viana, donde al final de este se encuentra el Túnel del Viento.

Aquí si que nos pusimos el neopreno para pasar este tramo de galería inundada. En esta época el nivel esta bajo y yo al menos hice pie en casi todo el recorrido, pero cuando baja mas agua sifona con facilidad. Aquí hubieron momentos de pánico. Pánico al ponernos el neopreno frío, mojado y con tierrecilla de la playa donde nos encontrábamos, un autentico Pealing.

Tras cruzar el Tunel a la derecha hay un sitio algo resguardado del viento con un antiguo vivac donde nos quitamos el neopreno, nos pusimos el mono interior "seco" y hicimos un punto "caliente" para comer, beber y coger fuerza. Se estaba algo bien dentro de la manta térmica pero después de 1 hora descansando teníamos que mentalizarnos en salir, acabar de vestirnos y ponernos a andar para entrar en calor de verdad, eran las 23h, llevábamos 10 horas dentro.
Los primeros metros con todo el cuerpo frío se hacia raro y difícil andar pero entre subir y bajar tarteras por la sala Navarra primero y la sala Lepineux, pasamos del frío al calor.

La sala Navarra es enorme y en la Lepineux íbamos en busca de la famosa camilla y las inscripciones de Marcel Loubens, pero aquí vino la segunda vez donde íbamos desorientados, pero después de sacar la descripción todo coincidía y solo teníamos que bajar desde lo alto de la sala por una rampa de piedras hasta que pasamos por delante de la camilla.

En seguida nos encontrábamos en la Galería del Metro, Sala Queffelec, Sala Adelie donde reconocimos el lugar donde estuvimos hace dos años un puente del Pilar donde entramos por la Verna y aquí el gran caudal de agua nos cerró el pasó.

Como ya conocíamos esto, aceleramos el paso contentos de saber lo poco que nos faltaba para llegar a la salida, Sala Chevalier y por ultimo después de un famoso paso entre bloques en forma de tobogán muy resvaladizo llegamos a la presa y a la sala la Verna, son las 4am.

Solo nos faltaba hacer el largo túnel EDF y después de 15 horas de travesía salimos a la calle.

En 15' estábamos en la furgoneta y en 30' todos durmiendo en el mismo vivac que hacia bastantes horas habíamos abandonado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario