miércoles, 3 de febrero de 2010

Expedición Ucrania 1ª Parte

07/01/1010

Llegó el gran día y despegamos del Prat, hacemos escala en Viena, y cuando ya iniciamos el descenso a Kyiv, había muchísima niebla. Durante todo el recorrido hasta la terminal, el suelo estaba lleno de nieve y placas de hielo que hacían votar el avión.
En la salida nos esperaba un amigo de Andriy que nos entregó los billetes de tren y acompañó a cambiar dinero (1:11,4) y al cambiar 500€ me encuentro que me dan 57 billetes de 100Hr que no me cabían en el monedero.
Cogimos un autobús y nos dirigimos a la estación de tren de Kyiv, nos teníamos que esperar en una sala de espera durante 3 horas para coger el tren.



Decido ir a explorar la estación en busca de agua y unos lavabos, y esto segundo lo encontré después de recorrer toda la estación de punta a punta y pagar 2.5 Hr por entrar.
Ya era la hora de subir al tren, era un tren viejo y que al cabo de unas horas, nos dimos cuenta que iba muy lento y se movía muchísimo.

Dentro del tren llegaron las primeras risas con el revisor, que no tenia ni idea de inglés y mi faena fue como decirle que me abriera el lavabo, al final tuve que utilizar el S.I. (Sistema Internacional): gesticular y decir ¡¡¡¡pssssss!!!! Y así nos entendimos.
Eran las 19.00 y ya teníamos sueño, pasaba factura el madrugón que nos pegamos, pero aguantamos hablando y jugando a dados hasta las 22.30 como campeones.
08/01/1010

Nos levantamos y a las 9.30h llegamos a Chernivtsi una ciudad al sureste de Ucrania cerca de los Cárpatos, con Andriy esperándonos en la andana. El recibimiento fue con algo de vergüenza al principio pero nos fuimos animando al poco rato.

Llegamos a la acogedora casa de Andriy, desayunamos un poco de pan con queso y una panceta cruda, preparó todo lo suyo y fuimos a casa de sus padres a dejar todos los bártulos, y hasta la hora de comer haríamos apetito visitando la ciudad con un guía de lujo.

Para comer, la madre de Andriy tenía comida Ucraniana típica Navideña que consistía en sopa de remolacha con cebolla, zanahoria y una cucharadita de algo que parecía nata.
Después nos empezó a sacar empanadillas de patata, rollitos de col con verduras y de postre un popurrí de trigo, con semillas de amapola y nueces. Muy bueno.

Al acabar de comer y tomar el té, nos fuimos al tren para ir hasta Chorkiv, a unas 2 horas al Norte de Chernivtsi y en la región de Ternopil, que es el pueblo más importante cercano al pueblo de Milinky, donde se encuentra el Crystal Club.
En la andana, nos esperaba el Papa (nombre que le dan por ser el presidente del club), con cierto parecido a Evaristo, con su Papamóvil (un todoterreno del ejército ruso) que nos llevaría hasta el pueblo de Milinky en unos 30’, primero por una carretera normal llena de nieve y después por una pista de nieve y hielo destartalada.

Llegamos a casa del Doctor donde pasaríamos todos estos días y Anna que era la mujer del Doctor, nos prepara y nos sirve la cena que era como un trigo hervido y unas croquetas de verdura. Con la barriga llena, Andriy nos propone entrar en Milinky hasta el campamento para dejar unos petates con baterías y comida. Con algo de pereza pero con muchas ganas aceptamos.
Después de prepararnos, fuimos hasta la casa que utilizan como club y como refugio donde tienen de todo: televisión, ordenador, equipo de música y en una de las paredes una gran topografía de Milinky Cave.

Milinky es una cavidad que fue descubierta gracias a una mina de yeso; actualmente tiene alrededor de los 40 Km. topografiados en muy poca superficie ya que como se puede ver tiene un aspecto laberíntico. Actualmente, tiene dos campamentos pero este año solo se está utilizando uno de ellos. La cueva está dotada de un sistema de 5 teléfonos conectados entre sí, que se encuentran: en el club, en la entrada de la cueva, a mitad de camino del campamento, en uno de los campamentos y en la zona de trabajo.

Después de una aproximación desde el club de 10 minutos, por un bonito bosque teñido de blanco por la nieve, a las 23.00h nos adentramos en la cueva: Andriy, Sergi, Iván, Joan, Marc y yo.
Andriy iba primero e Iván último controlándonos, ibamos girando una vez a la izquierda, otra a la derecha, era un autentico laberinto, dejando muchas galerías a gran velocidad, por el alto ritmo de progresión de esta gente, pero lo que podíamos ver nos dejaba de piedra. Las paredes brillaban a nuestro paso debido a las luces de los frontales, que recordaban las luces de las discotecas.
video
La progresión aunque tenía todo tipo de obstáculos, era bastante cómoda al principio y algo más incomoda antes de llegar al campamento con una gran gatera cavada artificialmente.

Llegamos al campamento después de 1 hora, y esta era curiosa porque tenían una mesa cavada de tal manera que podías sentarte a los lados y los pies estaban dentro de un foso, una cachimba y hasta un árbol de Navidad que algún colgado había entrado. Descansamos un poco y de regreso al exterior, como no, el mismo ritmo pero ahora sin bultos.

Continuará... Para ir a la Introducción con todos los enlaces de las Partes

No hay comentarios:

Publicar un comentario